Jorge Rial dijo que Mariana Antoniale "usó" a una de sus hijas y que se enteró de "cosas feas" de ella

El chimentero se confesó en el programa Ponele la firma y dijó que no volverá con su ex
(0)
2 de junio de 2014  • 11:20

Video

Un chimentero con el corazón roto puede ser más que sincero. Jorge Rial decidió hablar sobre su relación con su ex , Mariana "Loly" Antoniale , y si bien aclaró en un principio que no quería decir nada "malo de ella", confesó que la joven usó a una de sus hijas de "tapadera" y que en los últimos tiempos se entero de "cosas muy feas" de la participante de "Bailando por un sueño".

Invitado al programa de América, Ponele la firma, conducido por Marcelo Polino, Rial contó detalles de la relación con Antoniale luego de admitir que se vieron la semana pasada para terminar definitivamente. Te resumimos los tramos más impactantes de la charla.

Rial, el ángel protector de Loly y su concepto de mafia

Recordemos que en la última gala del "Bailando", Loly dijo que alguien la estaba "bajando" de algunos eventos y si bien no dijo quién fue parecía insinuar que era Rial quién manejaba esos hilos.

Pero como un triste amante despechado, pero caballero al fin, Rial le aclaró a Polino: "Me jode porque nunca la bajé de ningún lado. El muy buen contrato que tiene con Ideas del Sur se lo cerré yo. Es muy difícil que el tipo que te cierra un contrato sea el que te baja. Yo me bajé de dos eventos para no molestarla (..) No me molesta que hable de la relación , lo que me molestó es que deje dando vueltas que la bajé. ¡Eso nunca!".

Además, destacó que siempre, incluso después de la ruptura con la morocha, estuvo de su lado: "Lo otro es lamentable porque usó a una de mis hijas. Yo la apoyé. Cuando se hizo la tapa de Gente para el "Bailando", yo fui porque estaba con un ataque de pánico. Tengo un testigo importante que es Marcelo Tinelli. Lo hice porque tenía ganas. Sentí que me necesitaba. La vi el primer día que debutó. Fui, hablé con ella. Siempre estuve al lado de ella hasta que vi y dije basta".

También el hombre se animó a hablar sobre su concepto de mafia: "No somos más pareja ni nada. Lo que ella ahora llama mafia, era la protección que también sintió durante muchos años. Me dolió eso".

Rial y su Cenicienta

Por otra parte, el conductor de Intrusos habló de lo bondadoso que fue al convertir a la pobre Cenicienta en una princesa : "Cuando yo la conocí, estaba en la misma instancia que hoy en su vida, desprotegida. Y yo la transformé, desde el amor, de la Niña Loly a Mariana Antoniale. Espero que sea ese el recuerdo de ella, que a mi lado dejó de ser Loly para ser Mariana Antoniale. Consiguió el mejor contrato del "Bailando". Empezó a cerrar los desfiles . Eso que teóricamente deja colgando en el aire en el programa de Tinelli, no me gusta ni a mí ni a mis hijas".

El punto débil de Rial: sus hijas

Herido, el chimentero explicó que la decisión de dejar atrás a Loly y no buscar más su amor fue por una confesión de una de sus hijas: "Mi hija participó de algo indirectamente... ¡con los chicos no! Más aún con alguien que la amaba profundamente. Sabía algo y no lo contó. Lo peor es que mi hija, dudaba entre contar y pelearse con ella, contar y que yo me pusiera mal".

Y agregó: "El amor se va borrando, uno empieza a ver cosas que antes no veía. Pasó algo que lastimó a una de mis hijas y me dolió porque vino del lado de Mariana. No quiero entrar en detalles pero hubo un hecho que tuvo como protagonista a mi hija. No me gusta que mi hija sea la tapadera de alguien que subarrienda el corazón y punto. Aquí se le dio todo el amor del mundo, éramos una familia y mis hijas la amaban. Ahí fue el límite. Me fui enterando de más cosas que no importan porque son feas".

¿Hay un tercero en discordia?

Ante estas confesiones, la pregunta que faltaba no se hizo esperar: "¿Hubo un tercero en discordia?". De manera pausada, tomando aire lastimosamente, Rial, con la cautela de preservar los buenos recuerdos del romance que reveló su perfil sensible en todas las tapas de las revistas, contestó: "Es desagradable y no quiero. No quiero hablar más por respeto a mis hijas y a una persona con la que tuve una relación y con la que no voy a volver a estar. Tiempo al tiempo. Todos nos vamos conociendo. Lamento que haya tomado decisiones en nuestra relación, desafortunadas. Tal vez por la edad. Lamento que mi hija haya guardado tanto tiempo ese secreto. No desconozco nada, no quiero hablar más. Me quiero quedar con lo mejor, la amé y la pasé muy bien. Lamento que alguien pueda parcelar, subarrendar el corazón".

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.