Kamin, diez años después