Katy Perry: muy sexy para Plaza Sésamo