Klezmatics, la alegría que llega del Norte