Koki y Pajarín, como dos pájaros en el aire