Krall, con todo el swing