Cine. La crudeza de las imágenes