Entrelíneas. La cultura oficial busca cambiar de signo