La danza, con vuelo lorquiano