Martín Elizalde. La distancia perfecta entre dos períodos