En el San Martin. La diversidad hecha cuerpo