Teatro. La escena arde en el conurbano