La esencia del tango, sin exhibicionismo