La fiesta teatral que irrumpe la siesta de la escena alternativa

Con la presencia de doce espectáculos de ocho países, mañana se iniciará la sexta edición del Festival Temporada Alta en Buenos Aires
Con la presencia de doce espectáculos de ocho países, mañana se iniciará la sexta edición del Festival Temporada Alta en Buenos Aires
Alejandro Cruz
(0)
31 de enero de 2018  

Desde hace 6 años, en plena época de verano cuando la escena alternativa porteña se toma un respiro, Timbre 4, la sala de Boedo, viene presentando el Festival Temporada Alta en Buenos Aires (TABA). Mañana se iniciará un nuevo capítulo de este festival internacional gestado por la escena indie.

En números, la cosa se podría contar así: 8 países, 32 funciones, 10 días, 12 espectáculos, 10 actividades especiales y más de 2000 entradas a la venta que cuestan desde 250 pesos (se las adquiere por Alternativateatral). También se lo puede contar de otras maneras. Por ejemplo, reparando en sus inicios. "¿Qué hacemos para sacudir la modorra del circuito?", se preguntaron en Timbre 4. Si durante el año la sala de Claudio Tolcachir y su grupo se la pasa presentando obras de gente nacida y criada en la salita en donde se estrenó La omisión de la familia Coleman como de creadores habitantes de otras territorios de la creación, llegado el momento sintieron que debían sacarle el jugo al verano. "Del modo siesta al modo fiesta", se dijeron (o así lo cuenta Jonathan Zak, histórico productor ejecutivo de la sala junto a Maxime Seuge). "Sentimos que había que hacer algo que se nos presentara como un desafío desde el punto de la producción", agrega.

Las 22.500 personas que han pasado por TABA, el 90% de ocupación de sala que vienen teniendo ("el año pasado fue menor, fue una temporada dura"), la variedad de instituciones extranjeras involucradas como las 25 compañías que han pasado por el festival indican que el cálculo inicial funcionó.

En esta nueva edición presentarán espectáculos que llegan de España, México, Perú, Uruguay, Francia, Chile, Brasil y los argentinos de Teatro del Bardo, de Entre Ríos. Habrá obras de texto (como Solo una actriz, de Gabriel Calderón, interpretada por la talentosa actriz uruguaya Estela Medina; Reparar a los vivos, producción del Centro Dramático Nacional de Normandía, y Psicosis de las 4.48, de Sarah Kane, protagonizada por la actriz española Anna Alarcón), propuestas que indagan hechos históricos ( Yo maté a Pinochet, de Chile, y Savia, de Perú), diversidad sexual ( Pompeya, de Chile) o teatro íntimo (de México, la compañía Vaca 35 trae dos propuestas basadas en textos de Genet y de Chéjov), configurando un amplio abanico que cruza distintos lenguajes escénicos. Como yapa habrá talleres, debates y el Torneo de Dramaturgia Transatlántico, en el cual dos autores catalanes se retarán en un ring con dos argentinos. Como es costumbre, el público es el que determinará al ganador.

El festival como tal, lo reconoce Jonathan Zak, fue mutando. Las tres primeras ediciones estuvieron dedicas a la escena catalana y contaron con una presencia de lujo: el actor Sergi López. "Su aporte nos ayudó a darle visibilidad al festival. Desde hace tres ediciones vienen montajes de otros países en base a acuerdos de colaboración y amistades entre los grupos. Este año, lo llevamos a Lima y Montevideo", apunta.

Algunas compañías llegan con sus costos cubiertos. Otras, solo dependen de un porcentual por la venta de entradas. Para la edición que se iniciará mañana, el aporte estatal representa el 20% de la inversión. "Que estos grupos vengan en estas condiciones también habla del atractivo que tiene Buenos Aires como plaza teatral", reconoce el productor. La edición del año próximo coincidirá con la del FIBA, que se muda a febrero. Es de esperar que el pez grande no se coma al chico.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.