La mansión de Sinatra, en venta

(0)
22 de agosto de 2001  

LOS ANGELES (Télam-SNI).- La mansión de Beverly Hills en la que el cantante Frank Sinatra vivió 15 años, hasta su muerte en 1998, salió a la venta por 12,5 millones de dólares, precio que incluye uno de los pianos que acompañaron a La Voz en sus canciones.

La viuda del cantante, Barbara Sinatra, puso este hogar familiar a la venta, lugar de reuniones habituales con las principales estrellas de Hollywood, después de adquirir en junio pasado un departamento de lujo en otro barrio de Los Angeles.

Situada en el norte del conocido bulevar Sunset, la mansión de dos pisos que data de la década de los 60 cuenta con todos los lujos con los que esta meca de sueños que es Los Angeles trata a los que han llegado a la cima.

Con una extensión de 836 metros cuadrados, la casa de estilo contemporáneo, 14 dormitorios, piscina y jacuzzi , también cuenta con tres plazas de garaje, una galería de arte, un gimnasio, una perrera y dos cascadas artificiales en el jardín.

La lista de famosos que por ella pasaron ofrece un mejor reflejo de los años dorados que allí se disfrutaron, con un libro de invitados donde se pueden reconocer nombres como los de Gregory Peck y Billy Wilder, así como de sus compañeros de arte y diversión, conocidos como el "rat-pack".

Sinatra mantuvo hasta su muerte, a los 80 años, sus partidas de cartas semanales en casa con sus amigos y siempre fue fiel a su fama de ofrecer grandes fiestas en su propio hogar.

Uno de los mejores ejemplos fue la celebración de su 80° cumpleaños, donde Bob Dylan o Bruce Springsteen estuvieron cantando con Sinatra en su casa alrededor del piano tras la celebración de un concierto homenaje en el auditorio Shrine, la última vez que "el viejo de ojos azules" actuó en público.

"No tienes más que citar un nombre y todos han pasado por aquí", resumió a la prensa Jeff Hyland, de la firma Hilton & Hyland, encargada de la venta de esta mansión.

Además del piano, la casa de Sinatra incluye en el mismo precio otros objetos que pertenecieron a la vida cotidiana de una de las mejores voces del siglo XX.

Aunque la firma inmobiliaria no facilitó los detalles de todos los objetos a la venta, entre ellos también está una funda de almohada donde, bordado a mano, se puede leer "The best is yet to be", recordatorio de una de las canciones de Sinatra "The Best is Yet to Come", título que se podría traducir como "lo mejor aún está por llegar".

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.