Ultima página / Protesta sutil. La paz bien vale mil grullas de papel