La película imposible de hacer

(0)
17 de febrero de 2017  

Puedo entrar a Cuatreros de distintas maneras. Diciendo que es un ensayo sobre la violencia, una mirada sobre los levantamientos populares armados, sobre la relación entre los bandidos rurales y los militantes de los años 60 o 70. Pero sería reducir la película. Es un relato en primera persona desde la voz quebrada de su directora, Albertina Carri. Cuatreros es la imposibilidad de hacer la película que soñaba hacer su papá, lo que me hace pensar si no es el deseo de ser buena hija. Y más allá: la sed de estar un rato a su lado, un cuento para regalarle al papá, un objeto como los que los chicos hacen pegando piezas de distintos muñecos destartalados, armando un Frankenstein. El monstruo de Albertina es inteligente, despiadado y tierno, con una voz literaria potentísima y también con muchos ojos. Nos abre con generosidad su corazón partido. Y el sonido entra y se va y uno se deja llevar por la opresión, por otros paradigmas sociales del mundo, de épocas infames de nuestro país, a través de distintos relatos teóricos, imágenes rescatadas, robadas, prohibidas, retazos, emparches. Esta peli es un viaje fallido, desde el principio, abierto y esperpéntico. Pero no es errático. Sigan a esta directora, cada director no es sólo la última película que hizo: es su filmografía entera. Y yo quiero ver Cuatreros otra vez.

Cuatreros

De Albertina Carri, en el Gaumont y en el Malba.

Producción Julia Montesoro

* Actriz

Erica Rivas

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.