Teatro. La poesía cruel de Liddell