Mil palabras. La reina del culebrón