La "sinfónica del Colorado" brilló en Tecnópolis

La banda dio cuenta de su buen presente y de su gran cantidad de clásicos
(0)
6 de noviembre de 2017  

"Sus caras van a ser las últimas que veamos antes de volver a nuestras casas", dijo Dave Mustaine en Tecnópolis para cerrar el show de Megadeth como acto principal de una nueva edición del festival metalero Monsters of Rock. "Y también las más hermosas". Sin necesidad de grandes discursos ni excesos demagogos, el cuarteto de Los Ángeles se valió de un repertorio preciso y un sonido devastador para sellar un nuevo capítulo en su interminable idilio con el público argentino.

Después de que Rata Blanca cerró una presentación a puro clásico, Megadeth subió al escenario y tocó de entrada "Hangar 18", un tema que suele formar parte de los bises, ahora elegido como golpe inicial de un grupo que consolida su formación con Kiko Loureiro (ex Angra) en guitarra, Dirk Verbeuren (ex Lamb of God) y el regreso definitivo de Dave Ellefson en bajo. "Wake Up Dead" e "In My Darkest Hour" completaron el tándem inicial que tuvo a Dave Mustaine como líder capaz de ceder protagonismo a sus compañeros, pero haciéndose cargo de la capitanía. Una vez sentadas las bases, "The Threat is Real" funcionó como primera visita a Dystopia (2016), el último disco de estudio del grupo, que ya habían presentado el año pasado en el Luna Park.

Entre animaciones posapocalípticas y una performance sin respiro, "A Tout le Monde", la balada por antonomasia del grupo, fue uno de los pocos momentos de tregua de la noche. Pero la propuesta de Megadeth siempre pasa por otro lado, por el despliegue de intensidad a partir de sus riffs y doble bombo, y por el magnetismo de un frontman esquivo, que apenas si se deja ver por detrás de sus rulos colorados. Sobre el final, el clásico "aguante Megadeth" del público sobre las guitarras de "Symphony of Destruction", "Peace Sells" y "Holly Wars... The Punishment Due" sirvieron, al mismo tiempo, de ráfaga final y de mensaje antibélico. "Vuelvan tranquilos a sus casas, que queremos volver a verlos pronto", se despidió Mustaine con una sonrisa y la satisfacción del deber cumplido. Una vez más, y van...

Antes, los locales Plan 4, Vimic (con Joey Jordison, de Slipknot) y Anthrax (viejos compañeros de ruta de Megadeth desde los años del thrash metal) habían pasado por el escenario del predio cerrado de Tecnópolis para completar la grilla del Monsters of Rock, un festival que regresó para alegría del público metalero.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.