Entrelíneas. La suma de todas las culpas