Entrelíneas. La TV como garantía