Clásica. La vuelta de Vengerov, el ruso más porteño