Lanzamientos

Franco Varise
Mauro Apicella
Sebastián Espósito
(0)
8 de junio de 2018  

Fernando Cabrera

Fuente: LA NACION

432: "Malas y buenas", "El trío Martín", "Copando el corazón", "Oración", "Medianoche", "Pollera y blusa", "De las contradicciones" y otras (Ayuí).

Hay tiempos idos y tiempos que nunca deberían haberse ido. A estos últimos les canta Cabrera en 432. Entre "Malas y buenas" ("llegó el experto de la emoción, ironiza) y "Otra dirección" elabora un álbum breve y contundente, profundo y de largo aliento. "Los niños y los yuyos crecían sueltos", canta en la preciosa "El Trío Martín" y se ubica en ese pasado que añora y que al menos vivirá mientras gire el surco. Guitarras, pianos, canciones, aires de tango y una atmósfera íntima y orgánica como marca registrada dominan este 432 que confirma el excelente momento artístico por el que atraviesa Cabrera, el "eslabón encontrado" entre Eduardo Mateo y la generación rockera que nació en la última década del siglo pasado. Precisamente como parte de ese gran movimiento que es la música uruguaya de autor, el músico le dedica una canción a todos y la remata con una mención su adorado Mateo. De convicciones estéticas y políticas, imprime en el álbum un arsenal de frases de antología. Por ahí aún nos resuena la que reza: "A veces no es lo mismo democracia que elecciones,, realidad que realismo". Sebastián Espósito

Shawn Mendes

Fuente: LA NACION

Shawn Mendes: "In my Blood", "Nervous", "Lost in Japan", "Where Were You in the Morning?", "Like to be You", "Fallin' All in You" y otras (Universal).

Entre los chicos la palabra "épico" ya no parecería encerrar el sentido tradicional del término. Ahora se utiliza casi como un "me gusta" en las redes. Y el último disco de Shawn Mendes, una estrella cada vez más potente en el firmamento pop teenager, es "épico" en la nueva acepción. Música de productores con reminiscencias de Michael Jackson, Justin Timberlake y baladas mid tempo con muchas inflexiones souleras de voz. O sea: el cóctel ideal que aman los rankings actuales. En contra: cuesta bastante diferenciarlo de otros cientos de cantantes que utilizan el mismo registro y fórmula. El canadiense nacido en 1998 emergió de los videos de la aplicación Vine (ya casi extinguida) y a partir de ahí subió rápido de la mano de las majors de la industria. Su último disco, titulado con su nombre, introduce algún aire playero y la frescura melódica de un Ed Sheeran carilindo en "Like to be", en colaboración con Julia Michaels, y en "Because I Had You". Mendes, como casi todos los músicos de su generación, impulsa mucho sus lanzamientos en las redes. Y las fotos que logran más "épicos" son las de él en traje de baño... Franco Varise

Cucuza y Mateo Castiello

Fuente: LA NACION

Castiellos: "Suerte loca", "Fangal", "Soledad", "Te vas a hacer golpear", "Tomo lo que encuentro", "Berretín" "Este cuore", y otros (Acqua Records).

CastielLos no es el resultado de un puñado de tangos que se ensayan y se graban. Es vocación tanguera, es una envidiable actitud familiar (¿A quién no le gustaría hacer música con su padre o con su hijo?) y es una historia que comenzó a hacerse conocida y de culto en espacios como El Faro. Cucuza Castiello es un cantor de tango de una generación no tanguera. Muy inquieto y ávido de música. Todo eso le permitió avanzar al margen de la industria musical movido por sus propias inquietudes. El tiempo pasó y lo filial también se cruzó en su camino.

CastielLos es la excelente sociedad musical con su hijo Mateo, quien con su guitarra lo sigue o lo guía, según el caso, siempre tangueramente, para un cancionero que habla de ellos. Es decir: del tango tradicional cantando tradicionalmente con una voz del siglo XXI, del rock de Virus interpretado por milonga, o de las canciones de Acho Estol o Daniel Melingo. CastielLos es un íntimo y muy exquisito retrato familiar expresado "tangueramente". Mauro Apicella

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.