En el Payró. Las canciones, en el centro de la escena