Lecturas olvidadas

Marcelo Stiletano
(0)
28 de abril de 2004  

Hubo un tiempo en que la TV abierta les prestaba atención a algunas grandes obras de la literatura universal y destinaba plausibles esfuerzos por adaptarlas a la pantalla chica.

Aquel histórico "Otelo" de Rodolfo y Miguel Bebán que asomó en Canal 13 cuando despuntaba la década del 70 o el ciclo impulsado en los años 80 por José María Paolantonio y Osvaldo Terranova fueron apenas dos muestras de un interés que con el paso del tiempo fue decayendo, hasta tal punto que algunas de esas producciones, que de tanto en tanto exhuma la señal Volver, se observan más como curiosidad que por sus méritos intrínsecos.

Esta noche, por Canal 7, se abre una de las escasas posibilidades que tienen los televidentes de hoy de conocer otro ejemplo de esa noble tendencia que ahora parece olvidada. A las 22.15, se anuncia la reposición de "El coleccionista", segundo de los títulos del libro "Aquí vivieron", de Manuel Mujica Lainez, adaptado para la televisión hace ya un par de décadas por Oscar Barney Finn, que llevó adelante este proyecto en el mismo canal oficial, por entonces conocido como Argentina Televisora Color.

La envergadura del equipo artístico encargado de la adaptación junto a Finn (Juan Carlos Cernadas Lamadrid en el libro, Manuel Vicente en la dirección de cámaras y un elenco encabezado por Duilio Marzio, Julia von Grolman, Eva Franco y Villanueva Cosse) es la mejor demostración de la expectativa que generaban estas realizaciones, que por lo general provocaban una razonable repercusión entre el público.

El ciclo, coincidente con el vigésimo aniversario del fallecimiento de Mujica Lainez, se inició hace una semana con "El dominó amarillo" y culminará en siete días con "El testamento". Su visión tal vez deje en algunos televidentes la sensación del paso del tiempo y de cierta morosidad narrativa desacostumbrada para estos tiempos marcados por el vértigo narrativo. Pero al mismo tiempo es una notable oportunidad para ratificar la vigencia del modelo de aquellas "producciones especiales" en las que se mancomunaban esfuerzos artísticos, creativos y técnicos para trasladar a la TV obras imperecederas de aquí y del mundo. De aplicarse hoy, sería casi un antídoto frente a tanta innecesaria fugacidad.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.