Televisión. Lewinsky, una mina de oro