Leyenda del freestyle-rap local graba en la cárcel

Se trata del primer disco de hip-hop argentino registrado en un penal; en Facebook, una campaña pide la libertad del MC
(0)
15 de mayo de 2012  • 16:28

Esta llamada proviene de un establecimiento penitenciario." La primera línea del disco no es de un MC, sino de la voz de mujer madura que aparece pregrabada en el teléfono, como aviso. Privado de la libertad, Matías "el Cuatro" Escobar, un legendario rimador under del sur de la Ciudad de Buenos Aires, grabó Tecni-k salva-g: el primer álbum del rap local registrado en una unidad del servicio penitenciario. "Acá Hop", dice.

El Cuatro (30 años) cayó preso en agosto de 2008 junto con dos de sus tres hermanos, después de una pelea con un oficial de la policía bonaerense que recibió tres balazos (no murió) en un forcejeo con el MC. Ese fue el último de una serie de episodios desafortunados para el Cuatro, que ya era un personaje saliente del rap argentino: Rolling Stone lo registró en su edición número 73, en 2004, cuando el rap marginal ganó la tapa de la revista. Entonces, era uno de los soldados más emblemáticos de la crew Defensiva Comunicativa, encabezada por El Maestro. Como rimador, empezaba a cobrar cierto halo de leyenda (le decían así porque estaba siempre "cuatro rimas adelante del resto"); era, además, b-boy por vocación y grafitero vandálico (pintaba tanques de agua y vagones enteros). En público se mostraba simpático y amable, pero en soledad se perdía en su lado oscuro. Cuando le disparó al policía, venía de atravesar un cuadro grave de bipolaridad, devenido de experimentar con floripondio. "En esa época estaba en el aire", dice. "Creía que tenía poderes, que podía mover cosas con mi energía. Y eso se reflejaba en mis canciones."

El Cuatro era parte de Monasterio, un dúo (junto con Aes) de rap hardcore que sólo llegó a grabar en los compilados independientes de la Def-Com. Ahora, como parte del Doggs Cartel, Cuatro grabó su primer LP. "Ponía pistas en un reproductor de DVD y rimaba en el pabellón, grabando el sonido ambiente con una chanchita", dice. Tecni-k salvag, un disco reflexivo sobre sus vivencias dentro de la Unidad 43 del penal de González Catán ("Pienso en el rap" califica como clásico), se editó en 2011 de forma independiente y roza las mil descargas en la web.

Cumplirá su condena a fines de este año, y está terminando de grabar dos discos más. Hace unas semanas, Derechos Humanos respondió a una campaña que su crew montó en Facebook, bajo el título de "Libertad a Matías Escobar", e hizo ingresar una laptop al penal para una jornada de grabación. El próximo se llamará 4 por ciento, y la edición está prevista para junio. Ale Pluz, campeón argentino de frees, cara de la Doggs y amigo del Cuatro desde los tiempos de la Def-Com, dice: "Mati es un hijo del hip-hop. Cuando salga, esperamos que le dé una bocanada de aire fresco al rap".

Por Juan Ortelli

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.