Lindsay Lohan, otra vez a prisión