Lizy Tagliani, luego de ser demorada en Israel: "A todo el mundo le sucede"

La humorista le contó a LA NACION cuál fue el motivo por el que fue retenida en el aeropuerto Ben Gurión, en Tel Aviv
La humorista le contó a LA NACION cuál fue el motivo por el que fue retenida en el aeropuerto Ben Gurión, en Tel Aviv Crédito: Instagram
Pablo Mascareño
(0)
14 de junio de 2019  • 18:33

Lizy Tagliani se tomó con humor y transformó en una anécdota colorida lo que, sin dudas, fue un contratiempo nada grato. "Lo de Israel me pasó esta vez a mí, como le pasa muchas veces a un montón de personas, a familias enteras. A todo el mundo le sucede", le dijo la conductora de El precio Justo a LA NACION, en referencia a las horas que pasó retenida ayer, en el Aeropuerto Internacional Ben Gurión.

Mientras descansa en un hotel de Tel Aviv, esperando la transmisión en vivo de Por el Mundo, el programa que conduce Marley cada domingo por la pantalla de Telefe , Tagliani intentó restarle dramatismo al asunto. La humorista será la invitada especial del paseo televisado a orillas del Mar Muerto que se emitirá este fin de semana.

Lo cierto es que la animadora viajó a Israel sola, el pasado miércoles, luego de conducir su programa y de celebrar el premio Martín Fierro que obtuvo el pasado domingo a mejor labor humorística. Al aterrizar su vuelo en el aeropuerto Ben Gurión, ubicado a 15 kilómetros de Tel Aviv, se dispuso a realizar los habituales trámites de migraciones. Sin embargo, un control de seguridad la detuvo y le retuvo la documentación personal.

Inmediatamente, Marley, que la esperaba en el destino, no dudó, fiel a su estilo, en tomar en solfa la situación a través de las redes sociales. Incluso, se animó a sumarse al hashtag #LiberenALizy en su cuenta de Instagram. "No fue nada. Cuando me acerqué a la persona que me atendió en migraciones, se ve que no me entendía. Por eso me mandaron a una oficina donde iba toda la gente a la que le ocurría lo mismo, pero no pasó nada más allá de eso", explicó la figura de Telefe.

Inmediatamente estallaron los comentarios en las redes. Incluso se habló de una deportación, exagerando la situación. Al concluir el trámite administrativo, ella misma bromeó en las redes y, como recompensa, tuvo la bienvenida de un grupo de fans que la esperaban en el aeropuerto.

"No me sentí mal, ni nada. No me acompañó nadie, fui sola y fue algo más administrativo que otra cosa", concluyó Tagliani mientras disfruta de los bellos paisajes de Israel.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.