Lollapalooza afianza su leyenda: sólo la música será capaz de salvarnos