Gira. Los Fabulosos Cadillacs hicieron arder a pura música la noche neoyorquina