Cuentas claras. Los informes de gestión, un bien escaso