Los Ponys y un concurso de bandas crucial