Rock. Los premios, todo un desafío