Ultima página. Los robots tampoco escapan del Mundial