Suscriptor digital

Macy Gray revisa sus apuntes y encuentra tesoros

Fuente: LA NACION
Alejandro Lingenti
(0)
15 de marzo de 2019  

Cuando apareció en escena con "I Try", el gran bombazo de su álbum debut On How Life Is (1999) y sin dudas un clásico de su época, Macy Gray ya era señalada como una de las voces más singulares de la música negra contemporánea. Sobre su calidad interpretativa no se plantearon ni se plantean dudas, pero también es cierto que su carrera nunca terminó de levantar vuelo. En veinte años, la cantante de Ohio grabó una decena de discos irregulares en busca de un rumbo que le ha costado encontrar.

Stripped (2016), el antecesor de Ruby, quizá simbolice ese largo período de prueba y reacomodamiento: un álbum de jazz clásico grabado en una iglesia de Brooklyn tan amanerado como convencional. Hasta tuvo que echar mano a su hit favorito (aquel "I Try" consagratorio, esta vez en una versión más "elegante") para reforzar su poder de fuego.

Ruby, en cambio, es un regreso a las fuentes, la recuperación de los recursos más recomendables para esta artista que cumplió 51 en septiembre pasado. En pocas palabras: R&B y soul con espíritu pop como estrategia rectora. Y dicho en términos futbolísticos: patear el penal fuerte y al medio.

Pero el acierto principal es, sobre todo, haber logrado que un disco atravesado por penas, angustias y confesiones amargas suene tan contagioso. Lo prueban categóricamente "Over You", la celebración cargada de groove con la que Macy nos cuenta que ya superó sus problemas con la bebida, y "Shinanigins", cuyo clima festivo contrasta con el interrogante que aparece una y otra vez: "¿Cómo es que me siento tan sola, si todo el mundo conoce mi nombre?". El álbum tiene otros highlights, enmarcados en climas bien diferentes: "But He Loves Me" baja deliberadamente la velocidad para referirse a un tema espeso, la violencia doméstica; el piano travieso de "Sugar Daddy" remite al pop adolescente de los 60; "Buddha" suma a un guitarrista eximio, Gary Clark Jr., para inventar un gospel reciclado y teñido de esperanza ("El futuro está en el aire, el pasado está en el suelo"). Gray nos introduce en el sugestivo ambiente del night club con "Tell Me", un tema de espíritu retro y sensualidad desbordante.

Si todo funcionara con normalidad en la industria de la música, las acciones de Macy Gray deberían cotizar otra vez en alza. Después de mucho tiempo, de muchas pruebas con resultados fallidos, Natalie Renee McIntyre parece haber empezado a definir su identidad artística.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?