Madonna, subyugada por Menem