Mañana, Händel cumple 330 años

Jorge Aráoz Badí
(0)
22 de febrero de 2015  

Trescientos treinta años y ninguna arruga. Un milagro del que sólo disfruta el único arte que simplemente sucede y cuya carencia de realidad representativa le asegura perdurabilidad. Dentro de un mes, también cumple 330 años Johann Sebastian Bach y, en octubre, Doménico Scarlatti otro tanto, porque ambos nacieron en 1685, como Georg Friedrich Händel. Extraña confabulación astral que hizo llegar al mundo, a tres de los más trascendentes oradores del primer período musical estilísticamente estructurado, los tres que lo convirtieron en profético, lo llevaron a su culminación y a su límite.

Händel viajó sin parar con la música a cuestas y predicó sus beneficios con el ejemplo. Hace unos años, en algunos partidos de fútbol, en Manchester y otras ciudades, se hizo la experiencia de hacer sonar el Aleluya de su Mesías y se logró que la gente se pusiera de pie en los estadios, como lo hiciera el rey Jorge cuando se estrenó en Londres. El fragmento coral más popular de la historia, amansó a las barras bravas.

Como se sabe, Händel fue el alemán que llevó la ópera italiana a Inglaterra. Aunque para que no se sintieran colonizados, creó el Oratorio en inglés, de los que compuso alrededor de veinte. Hasta que la ceguera total (curiosamente, como le sucedió a Bach) cubrió de sombras los planes interminables de este hiperactivo compositor.

Los ingleses lo adoraron y se empecinaron en que su mensaje musical monopolizara el tiempo que transcurrió hasta la llegada de Elgar, en el último cuarto del siglo XIX. Cuando murió, en abril de 1759, lo enterraron en el sitio que reservan a sus héroes, la abadía de Westminster. Mañana cumple sus primeros trescientos treinta años. Y su música no ha perdido una gota de su aire original, saludable, sabio y convincente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.