Mar del Plata, en estado de festival

Hoy comienza la 30a edición de la muestra cinematográfica argentina
María Fernanda Mugica
(0)
30 de octubre de 2015  

Fernando Martín Peña y José Martínez Suárez, expectantes
Fernando Martín Peña y José Martínez Suárez, expectantes

Un nuevo Festival Internacional de Cine de Mar del Plata empieza hoy, pero las películas que se podrán ver, los invitados que pasarán por allí y las charlas y presentaciones de libros que se ofrecerán en los próximos nueve días son el resultado de un trabajo de todo un año. El equipo que realiza esa tarea está liderado por José Martínez Suárez, presidente del festival, y Fernando Martín Peña, director artístico. Antes de su labor en el festival, Martínez Suárez, hermano de Mirtha y Goldie Legrand, tuvo una extensa carrera como director, guionista, productor y maestro de cineastas. Peña es historiador de cine, se dedica a la restauración de películas y programa y conduce el ciclo Filmoteca, en la Televisión Pública.

"Hablamos y muy pocas veces discutimos. Casi siempre tiene razón él, yo se la concedo y después pongo la película que yo quería, pero él no se enoja -dice Martínez Suárez a LA NACION, en una charla compartida con Peña, dándole al asunto del trabajo en equipo el toque cómico que es característica suya-. Dos amigos pueden establecer un trabajo de calidad, ingenio y solidaridad con mucha mayor facilidad que dos desconocidos."

-¿Cómo es el proceso de elección de las películas y qué es lo que buscan?

Peña: -Entendemos que el festival tiene dos funciones clave. Una es presentar lo mejor de la enorme oferta cinematográfica que se produce en el mundo y que llega muy recortada a las pantallas argentinas. Y la otra es servir de plataforma para que lo nuevo del cine argentino y latinoamericano que nos parece más interesante se vea afuera

Martínez Suárez: -Hace 85 años que veo cine. Veo una película como espectador y tengo el criterio de que a los espectadores les va a gustar un film porque a mí me gustó. Cuando veo una película que me gusta, mi mayor deseo es encontrarme con un amigo y arrastrarlo hasta un café para contarle lo que acabo de ver. Ese es el sistema que utilizo para ponerme de acuerdo con Fernando y seleccionar los films.

El presidente del festival agrega luego que no están solos en este trabajo: "Tenemos un equipo de seis programadores excepcionales y un jefe que los coordina".

Martínez Suárez se refiere a Marcelo Alderete, Cecilia Barrionuevo, Pablo Conde, Pastora Campos, Ernesto Flomembaum, Francisco Pérez Laguna, y Fernando Arca, este último, encargado de producción artística y programación. "Ellos son los primeros en ver las películas, en buscarlas, en saber que en Singapur se ha hecho un largometraje que todavía no salió. Nos ayudaron mucho porque seleccionaron bien."

-¿Qué hace que una película sea considerada para integrar la competencia?

Peña: -La competencia tiene que ser heterogénea, tiene que haber un poco de todo y de distintas regiones y países. Es un proceso lento y muy subjetivo; elegimos las películas que más nos gustan. Pero también hay films que nos gustan mucho, pero no pueden competir por diversas razones.

Martínez Suárez: -Vemos unas 700 u 800 películas. Incluso los sábados y domingos con Fernando nos reunimos en la sala de la Enerc y vemos material antiguo para seleccionar para las retrospectivas. A pesar de que somos veteranos, profesionales y algo sabemos de esto, en las películas cómicas nos matamos de risa y en las tristes nos ponemos sentimentales. Tenemos una pasión por el cine tal, que no nos importa dónde se hizo, ni quién actuaba, sino lo que nos está mostrando. Cuando empiezo a ver una película cruzo los dedos y me digo: "Ojalá me guste". Como fui director sé lo que cuesta hacer una película y rechazarla es una especie de bofetón que uno no lo da pero el otro lo recibe.

-Cuando hicieron la selección, ¿qué notaron de lo que se está produciendo en cine argentino?

Peña: -Hay mucho, muy bueno y muy variado. Es un momento interesantísimo.

Martínez Suárez: -Además, les prestamos muchísima atención a los cortometrajes porque no es casualidad que todos los buenos realizadores jóvenes de hoy en día provienen del cortometraje. Fuimos muy rigurosos al seleccionarlos.

- Con el tema de los invitados, hay quienes piden más glamour y usted, Martínez Suárez, dijo hace algunos años: "Las estrellas son las películas"?

Martínez Suárez: -¿Sabe por qué lo dije? ¡Porque no teníamos dinero! Pero después seguí diciéndolo porque lo creo. Nosotros somos una locomotora que funcionaba muy bien porque tenía mucho gasoil pero, de repente, se terminó el gasoil y quedamos sin funcionar por 30 años. Hacerla funcionar de nuevo, ante una nueva generación de cineastas extranjeros, significaba que dijeran: "¿De dónde invitan? ¿De Mar del Plata? Eso queda por el sur de América, ¿no?". Entonces era lógico que en ese momento se les pagara a las figuras para que vengan. Era necesario poner en marcha esa máquina oxidada. Es importante observar cómo durante los últimos años aumentó la cantidad de películas que nos presentan; este año fueron cerca de 3000 las películas enviadas.

Memoria viva

Una de las cosas que más les interesa a ambos del festival son las retrospectivas. Peña cuenta que ver películas argentinas antiguas con Martínez Suárez es una gran experiencia: "Uno puede aprender mucho con él porque conoció a todos. Te dice «este filmó con tal productora» o «tal estudio trabajaba de cierta forma» y te cuenta todo".

El director de Los muchachos de antes no usaban arsénico explica que para armar las retrospectivas eligieron directores extranjeros que trabajaron en la Argentina: Pierre Chenal, que era francés; Luis César Amadori, italiano; Carlos Borcosque, chileno, y Ralph Papier, chino.

Uno de los eventos que más parece entusiasmarlos es la función especial de Los cuatro jinetes del Apocalipsis, de Rex Ingram. "Es la que lanzó a la fama a Valentino, bailando el tango en La Boca -cuenta Peña-. La película es muda y va a estar acompañada con música interpretada por la Orquesta Sinfónica de Mar del Plata, dirigida por el maestro Becerra".

El presidente del festival sonríe y dice estar emocionado por esa función especial. A pesar de que cumple su labor desde 2008, Martínez Suárez no parece haber perdido la capacidad de entusiasmarse con su trabajo: "Esta tarea me demostró que de todas las profesiones que tuve en el cine, productor, guionista, director, la que mejor desempeño es la de espectador".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.