Mar del Plata muestra su pasión clásica