Marcelo Tinelli, ¿arrepentido?