Masajes saborizados o cómo alimentar la piel

Chocolate y café, de moda en la estética
(0)
13 de mayo de 2003  

LOS ANGELES (EFE).– El culto al cuerpo llegó al punto de que se ha puesto de moda alimentar los músculos con sabrosos masajes a base de chocolate, romero y hasta cerveza.

Para expertos en estética y nutrición como Bárbara Gauthier, qué mejor que envolver los pies en chocolate para que la piel disfrute de los mismos alimentos que ingerimos. "Es la mejor manera de sentirse bien y librarse de todas las toxinas", asegura esta mujer, al frente del centro Total Image Spa, de Los Angeles, uno de los más conocidos en esta terapia.

No se trata de cubrirse los pies en casa con tabletas de chocolate, aunque tampoco anda tan lejos, ya que la terapeuta utiliza para el masaje el mismo batido de chocolate, algo más espeso, que ofrece como bebida. Esta fantasía de chocolate, como se llama el tratamiento, incluye otras variedades: la exfoliación con olor a chocolate, el masaje de crema batida de chocolate o directamente la inmersión total en la misma sustancia.

Pero no sólo de chocolate vive el hombre. Existen otras adicciones mucho más saludables cuando se mima con ellas la piel. Esa es la filosofía detrás de los tratamientos que ofrece bajo el nombre Coffee Buzz, por supuesto a base de café. "No es que animemos a nuestros clientes a que beban café, pero hemos comprobado que sus extractos mezclados con aceites de romero, menta o limón dan una nueva sensación a los pies", proponen en este centro.

Son muchas las estrellas de Hollywood que han pasado por el centro Esperanza, en el Cabo San Lucas de México, para recibir uno de sus tratamientos faciales más singulares, a base de cerveza. Este centro sostiene que el tratamiento con cerveza "no sólo eleva el espíritu", sino que también "refina los poros a la vez que tersa el cutis".

Además, hay variaciones sobre el mismo tema, como en el centro Mandara Spa, en Hawai, que añade a los masajes de chocolate el toque local que ponen las nueces de macadamia, propias de la isla, para mejorar una exfoliación que concluirá con una ducha de coco.

"Nuestro nombre se inspira en la leyenda de la búsqueda de la inmortalidad de los dioses. No prometemos la inmortalidad, pero sí al menos el bienestar", afirma el centro.

El hotel spa Hershey (una de las principales firmas de chocolate en Estados Unidos), de Pensilvania, ofrece un menú de tratamientos que bien podría ser el de su cafetería.

Con el lema de que el chocolate no es tan sólo un placer en la comida, sino un ingrediente necesario para el cuerpo, este centro ofrece masajes a la vaina de cacao, al mousse de fresa y chocolate o a la leche con miel.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.