Mejores que Nickelback #4: Black Eyed Peas

Balck Eyed Peas
Balck Eyed Peas
(0)
5 de junio de 2012  • 17:43

La edición del Mejores que Nickelback de hoy es harto polémica, porque por primera vez desde que arrancamos con la sección la diferencia de calidad entre el objeto de estudio circunstancial y el súmmum de todo lo funesto liderado por Chad Kroeger (que -dicho sea de paso- es el pibe que está en el header haciendo "¡hey manso!" con los dos deditos para arriba, no Matías Alé ni un servidor) es súper finita. No obstante, la gerencia de este blog sigue considerando que no existe nada peor que Nickelback en el ámbito de la música, con la posible excepción de ser esquizofrénico y que justo las voces en tu cabeza sean un dúo entre el cantante de Creed y el de La Mancha de Rolando. Asimismo, existe la integrante femenina de la agrupación rapera, con lo cual ya alcanza como para ubicarlos por arriba de la amenaza canadiense (calificativo que comparten con su compatriota Justin Bieber).

En concordancia con lo que ponderan algunas escuelas de crítica, el compositor Will.I.Am. no hace hincapié en el simbolismo de sus letras, sino que las subordina a la musicalidad de la canción, convirtiéndolas en una de las tantas pinceladas que conforman el paisaje sonoro. Claro que si el marco que aporta la música tiene el nivel de elaboración de un descarte de La 25 tocado con un Casiotone del año del choto, las chances de que el paisaje completo termine siendo un garabato dibujado por Stevie Wonder con la zurda dormida son altísimas, y eso es lo que sucede en el 99% de su carrera, siendo el 1% restante los segundos de silencio que quedan entre track y track.

Todo esto lo ejemplificaremos con el video de "My Humps", maravilla de las letras que haría pasar vergüenza a Julio Cortázar, no por ser mejor que su obra sino forzarlo a tener que aceptar el hecho de ser de la misma especie que su autor y vivir con ello.

0:13: Esto recién empieza y ya tuvimos toma individual de cada una de las tres zonas erógenas de la cantante, a la cual todavía no le vimos la cara. Así como los demás músicos ponen en el track 1 del disco su mejor tema, BEP arranca mandando al frente lo mejor que tiene.

0:22: Bajón bajón, bajón bajón bajón, bajón bajón bajón, la doble y le da más, Shakirá.

0:34: La prueba de que los bajos costos de producción dificultaron la tarea de conseguir bailarinas sin parásitos.

0:57: "Tres mangos gasté en esto. TRES."

1:11: Los otros dos se cantan algo out of fucking nowhere a efectos de eludir la figura legal de proxenetismo.

1:50: Rapeo obligatorio para forzar esencia gangsta y evitar gangbangs.

2: 30: No pasa nada. Yo trato, pero no pasa nada. Ni pico de pogo hay.

3:05: Intento de choreo de altas llantas por parte de la chica de la izquierda, frustrado por la permanencia de la coreo.

3:27: Las bailarinas no sólo tenían parásitos y eran pungas, sino que también venían despechadas. Era lo que había.

3:30: Negro random en camiseta hace... algo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.