Memorias desde la raíz

Letra y música: en un libro que editará Emecé y resume 60 años de labor, Leda Valladares recopila coplas ancestrales.
Letra y música: en un libro que editará Emecé y resume 60 años de labor, Leda Valladares recopila coplas ancestrales.
Mauro Apicella
(0)
22 de marzo de 2000  

Cuando se habla de una persona, los adjetivos se utilizan para trazar sus características, mientras que los sustantivos sirven para definirla. Durante un reportaje para la revista Nudos en la Cultura Argentina, de agosto de 1979, Atahualpa Yupanqui definió a Leda Valladares con tres palabras. Dijo que era una cantora tucumana con experiencia, camino y tenacidad .

"Cantando las raíces, coplas ancestrales de noroeste argentino", el libro de Leda Valladares que se lanzará el 1º de abril a través de Emecé, es una recopilación de coplas ancestrales del noroeste argentino (cerca de 150) recogidas por la autora. Y al mismo tiempo es una publicación que sin tener carácter biográfico reúne a los tres sustantivos tan bien utilizados por Yupanqui para hablar de esta mujer que a los 20 años (ahora tiene 80) quedó fascinada por el canto agreste de tres bagualeras de la zona de Cafayate.

Convertida en la mayor fuente de información viviente sobre el canto con caja, Leda recorrió durante varios años ranchos, quebradas, valles y fiestas de carnaval en busca de tonadas, bagualas y vidalas.

Más tarde, llevó a las escuelas todo ese material, más antiguo que el folklore tradicional argentino. Hoy se puede conocer a través de este libro o por discos documentales, como la serie "Mapa musical de la Argentina", publicada por Discos del Rojas y el sello Melopea.

"Hay cosas anónimas que no logran la importancia que deberían. Tienen sabor y misterio, pero están desvinculadas de lo comercial y de lo que es cumplir con las formas melódicas del éxito -explica Valladares, pocos días antes del lanzamiento de su nuevo libro-. Es algo muy perfecto en lo musical y lo poético hecho por iletrados. Es un rescate del pueblo, de su sensibilidad y de la capacidad de creación. Ofrecer esto es una manera de activar para que se siga creando sin abandonarse a las cosas comerciales", completa.

En el libro, la investigadora reproduce coplas en distintos ritmos y algunos temas folklóricos anónimos (cuecas, gatos, chacareras). "Existe una potencia creadora y personal que hay que resembrar sin apropiarse de nada -aclara-. Es un trabajo que se debe realizar con mucha honestidad."

La publicación es un trabajo didáctico sobre el canto con caja, las tonadas, bagualas y vidalas, el canto del solista, los dúos y las comparsas; además, cuenta cómo fue la labor de investigación y cómo mostró más tarde el material en las escuelas a miles de chicos, a través de lo que se denomina "canto colectivo".

También es una reflexión sobre esta expresión agreste, primitiva y ancestral, extraña mezcla donde el grito se enlaza con el canto, que no tiene que ver sólo con la región del noroeste argentino.

"Por cierto que se siguen componiendo coplas desde el anonimato. Son poderes que tiene el pueblo, el de todos los continentes. Nunca se ha hecho un estudio comparativo en diferentes culturas -señala Valladares-. Es un trabajo largo, pero sería bueno que se hiciera. Porque en todos los pueblos existe ese talento natural."

Ya en las primeras palabras del libro la autora se refiere a un canto planetario que parte desde el "rugido inmemorial del hombre".

Allí también habla de su trabajo de recopilación y aclara que para esto existe sólo un secreto y un criterio primario: "Consiste en aceptar que la verdad del folklore, con sus leyes ancestrales, está en el campo y la montaña. Sabor y carácter, condiciones esenciales de todo hacer folklórico".

Claro que el trabajo cotidiano habrá sido más arduo de enfrentar (y finalmente de aceptar) que cualquier otro enunciado. "La recopilación tiene que ver con la sorpresa luego del hecho descubierto por casualidad. En general, la gente no está muy informada. A veces me encontré con cosas que no eran valiosas. Hay muchos tropiezos. Además, quizás uno se pasa meses, hace muchas preguntas y consigue pocas respuestas. Es gente lacónica y reservada. Es difícil entrar y ganar confianza", dice Leda con ese tono de voz que no admite resignación.

El canto genuino

Sin embargo, luego de muchos años de recorrer el noroeste argentino con un grabador Geloso, se topó con personajes que supieron heredar el canto ancestral.

A lo largo de su libro, Valladares recuerda las experiencias con gente como Gerónima Sequeida ("nacida al sereno y al viento (...), una mujer que canta para despedir penas y soledades"), o Telésforo Yapura, a quien escuchó cantar cuando el muchacho tenía 18 años y estaba en la cama de un hospital: "Su canto parecía el de un animal sagrado. Era muy extraña la forma en que decía, como si no pudiera manejar el lenguaje. Había una descolocación entre las ideas y las palabras, y era muy impresionante lo que alcanzaba a expresar con ese desorden".

Cantos primitivos y misterios ancestrales, capturados por la sorpresa de Valladares y su avidez de conocimientos, que hoy aparecen retratados luego de una vida (como diría Yupanqui) con experiencia, camino y tenacidad.

Las bagualas, en vivo

El libro "Cantando las raíces, coplas ancestrales de noroeste argentino", de Leda Valladares, se presentará en la Sala Leopoldo Lugones de la Feria del Libro el sábado 29 de abril, a las 22, junto a un numeroso grupo de invitados. León Gieco, Gustavo Santaolalla, Suna Rocha, Horacio Molina, Litto Nebbia, Cecilia Rossetto, comparsas del noroeste argentino, bagualeros de Salta y alumnos de Leda ya confirmaron su participación en el encuentro. La reunión será similar al tributo que se le realizó en junio de 1999 en el auditorio del Centro Cultural Ricardo Rojas, por su labor en la investigación y difusión de estas músicas, que coincidió con la edición de su disco "La montaña va a la escuela".

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.