Ultima página. ¿Mesa de té? No... de pool