"Mi hijo se fue en paz", dijo Mabel, la madre de Jorge Ibáñez

En diálogo con Mariana Fabbiani, recordó con mucho cariño y emoción al diseñador que falleció inesperadamente el viernes pasado
(0)
18 de marzo de 2014  • 18:33

Un día después del último adiós a Jorge Ibáñez , el famoso diseñador que falleció inesperadamente el viernes pasado, a los 44 años, por una falla cardíaca, su mamá, Mabel, se animó a hablar y recordarlo con conmovedoras palabras, en diálogo con Mariana Fabbiani, íntima amiga del modisto. "Mi hijo se fue en paz", dijo y sorprendió a todos los televidentes con su entereza. Vestida con una blusa de seda natural diseñada por su hijo - "la última camisa que me hizo", contó-, sentada en un sillón de la boutique que Ibáñez tenía en la calle Guido, en Recoleta, ofreció una entrevista exclusiva en la que recordó a su hijo con muchísimo cariño y emoción.

"Tengo una alegría en el alma. Porque mi hijo era hermoso", continuó, con una sonrisa, que parecía imposible para una madre que acaba de despedir los restos de su hijo. Sin embargo, conservó sus anteojos oscuros durante toda la nota para cubrirse los ojos, porque admitió que había "llorado mucho".

Video

"Mis nietos lloraron mucho. Está bien que se lo hayan dicho rápido, porque son grandes y tienen que saber lo que es la muerte. "Hoy me puse a llorar y a gritar. Fue mi desahogo", confesó y también contó que tiene "recuerdos suyos en toda la casa". "Agarro un retrato de él y lo miro, le hablo, le digo Jorge Carlos, porque a él le gustaba llamarse así, Jorge Carlos, y lloro, lloro mucho. Mi cara es una cosa, pero mi corazón está llorando. Cierro acá y me voy a llorar porque no doy más", se sinceró.

Sobre los homenajes que recibió su hijo de parte de Florencia de la V - que le escribió una emotiva carta que dio a conocer en Facebook- y de Mirtha Legrand, que leyó un discurso en su honor en el primer programa de su nueva temporada de almuerzos, se mostró profundamente agradecida: "No tiene precio que Mirtha haya sido la primera y la última persona que vistió. Y Florencia de la V fue una hija para mí. Anamá también".

Luego, sólo tuvo palabras cariñosas para con su hijo: "La envidia para él no existió. Todos tienen derecho de hacer lo que hacen, pensaba". Además, aseguró que no va a vender sus vestidos en la maison de Guido: "No voy a vender vestidos acá. Pero algo voy a hacer con este lugar", dijo y anticipó que piensa organizar un gran desfile en su homenaje.

Video

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.