Minino Garay presenta el Divino Festival: un puente entre Francia y Argentina

Minino Garay propone un festival con una dinámica inusual, que promueve el cruce entre artistas.
Minino Garay propone un festival con una dinámica inusual, que promueve el cruce entre artistas. Fuente: Archivo - Crédito: Rodrigo Néspolo
(0)
29 de noviembre de 2019  • 16:07

Radicado en Francia desde 1988, el percusionista cordobés Minino Garay ostenta un formidable palmarés. Ha compartido escenarios y grabaciones con artistas de la talla de Dee Dee Bridgewater, Didier Loockwood, Richard Bona, Jacky Terrasson, Melody Gardot, Cecile Mc Lorin Salvant, Baptiste Trotignon, Michel Legrand y Jon Faddis. Todos ellos del ámbito internacional, pero la lista de compatriotas también es imponente: Raúl Barboza , Gustavo Beytelman , Juan José Mosalini , Jaime Torres, Antonio Agri, Cuchi Leguizamón, Uña Ramos, Raúl Carnota y Mercedes Sosa.

"Cuando me fui sabía que me esperaban cosas maravillosas en mi vida", dice, recién llegado a Buenos Aires. "Pero la verdad me alucino que hayan sido tantas: sólo me falta tocar con Sting. ¡Estuve dos veces por tocar con él! Ya llegará.. En todo caso, Dominique Miller conoce bien mi trabajo en la escena mundial."

Minino llegó a la Argentina para darle las puntadas finales a la organización de la tercera edición del Divino Festival, una celebración itinerante de música, vinos y amistad, que este año tiene varias sedes. Empieza el viernes 6 en el Teatro Las Sillas (Chile 1754, Mendoza) y continúa el sábado 7 en la Bodega Piedra Negra (Valle de Uco); el domingo 8 en el Laberinto de Borges, en San Rafael, y el martes 9 se traslada de Mendoza a Buenos Aires, con una fecha en Thelonious, Nicaragua 5549. El cierre será el viernes 12 en Al Escenario, Gral. Gregorio Aráoz de la Madrid 1001.

"La idea es traer a artistas franceses y mezclarlos con argentinos. No es ni más ni menos que lo que he hecho en estos últimos 30 años de carrera", explica el músico y -ahora- gestor cultural. "El propósito es que cada artista francés se sensibilice con un artista argentino y después tenga ganas de volver o llevar a ese artista a Francia. Es una especie de devolución, de agradecimiento a ese país que me acogió y me ha dado tanto como artista. Y, a la vez, es una forma de abrirle las puertas del Viejo Mundo a otros artistas argentinos."

"Es una especie de devolución, de agradecimiento a ese país que me acogió y me ha dado tanto como artista. Y, a la vez, es una forma de abrirle las puertas del Viejo Mundo a otros artistas argentinos", dice Minino Garay.

Este año, la programación incluye la presencia de Manu Codjia, Magic Malik, Manu Guerrero, Samy Thièbault, Jonathan Grande, Oscar Giunta, y Emmanuelle Honorin. La particularidad es que no se trata de una serie de sets individuales, sino que el festival promueve la interacción de esos artistas. "En ese sentido no es un festival clásico", dice Minino, quien además de ser el director artístico tendrá una participación activa sobre el escenario. "Los artistas no vienen con sus grupos: cada uno aporta su música y en cada lugar se invita a músicos locales. La intención es compartir el arte."

Para la fecha del 12 de diciembre, el programa incluye a Franco Luciani , Alex Pandev, Manu Guerrero, Jonathan Grande, Sebastián Espósito y al mismísimo Minino, por supuesto.

Jairo, el padrino

Para esta edición, Garay conovcó a Jairo para que oficie de padrino del festival. "Somos amigos desde hace 30 años, y venimos de grabar Jazziro, un nuevo álbum junto al gran pianista Baptiste Trotignon. Además, Jairo ama el jazz. No sólo viene a cantar, también nos ayudó mucho para que se realice este festival."

Más allá del elevado nivel artístico, Minino destaca el factor humano, clave para la química que se genera tanto encima como debajo del escenario. "Los músicos que vienen a este festival siempre son muy especiales y casi todos tienen un gran amor por la música latina. Son generosos artísticamente, y están abiertos a disfrutar y compartir nuevas experiencias."

El festival tiene su origen en un encuentro entre Minino y el agregado cultural de la Embajada de Francia, Yann Lorvo, en 2006. "Era amigo de Jaime Torres. Nos conocimos en Buenos Aires, y a partir de ahi empezamos una amistad muy grande, basada en la sensibilidad artística de Yann, que nos propuso hacer un disco con Jaime Torres. El nos dio un gran impulso para el festival, que fue una idea de la cantante franco israelita Alex Pandev, radicada entre Argentina y Francia. Cuando se lo propusimos a Yann, le encantó la idea y nos brindó su apoyo. También nos apoyo la familia Aldao, de Finca Los Alamos, la Municipalidad de San Rafael y la red de Alianzas Francesas."

En paralelo a su nutrida agenda como sesionista, Minino desarrolló una prolífica carrera como solista. Y desde hace dos años, tiene un nuevo objetivo: darle proyección global al cuarteto característico, la música de Córdoba, su provincia natal. "Es una tarea ardua, en Europa reciben genial a la Tunga Tunga´s Band. Es música para bailar y disfrutar de la vida y la familia. Como sigo tocando con mucha gente por ahí, no puedo hacer tantos conciertos de este proyecto, pero sigo trabajando para que el cuarteto tradicional se conozca en todo el mundo. Ahora voy a hablar con las grandes familias del cuarteto para editar los viejos discos y que la gente sepa de dónde viene el folclore cordobes."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.