Molina, en busca de otra veta: los tangos reos