Moretti, con honestidad brutal